Los trastornos psicológicos: síntomas y tratamientos

By 16 marzo, 2018Psicología

Los trastornos psicológicos son muy frecuentes en la actualidad, padeciéndolos un elevado número de personas. Existen diferentes tipos de trastornos psicológicos que pueden imposibilitar o mermar las facultades mentales, dificultando o impidiendo disfrutar de la vida cotidiana e incluso provocar serios problemas de índole laboral.

Lejos de ser un problema que no tiene solución, estos trastornos tienen tratamiento y se pueden abordar acudiendo a un profesional para que elabore un diagnóstico y proponga un tratamiento que ayude a eliminar las causas de los mismos o mitigar sus síntomas. Afortunadamente, contamos con un importante número de psicólogos en Alicante con una larga trayectoria y experiencia que, tras analizar tu caso, podrán ayudarte a encontrar la mejor solución para tu enfermedad.

Y es que, cuando una persona se siente sobrepasada por un problema que le impide disfrutar de su vida y el sufrimiento hace mella en ella, se debe aplicar tratamiento psicológico.
Si crees que puedes tener algún tipo de trastorno psicológico, te enumeramos a continuación cuáles son los tratamiento más frecuentes.

Tratamientos para atender trastornos psicológicos más frecuentes:

Actualmente los tratamientos psicológicos más frecuentes son:
1-La psicología existencial-humanista, que se centra principalmente en la relación terapeuta-paciente.
2-La psicología cognitivo-conductual, que nos ayuda mediante el aprendizaje de nuevas formas de sentir, actuar y pensar.
3-Las psicologías dinámicas y psicoanalíticas, que se basan en el estudio de aspectos interiores del ser humano.
4-La psicología sistémica, que busca el origen de los problemas personales en el entorno familiar o de pareja para realizar los cambios necesarios.
Tipos de trastornos psicológicos
Conocer qué tipo de trastorno padeces es fundamental para acudir al psicólogo en Alicante especializado en tu problema. Los trastornos psicológicos se pueden catalogar de la siguiente manera:
-Trastornos psicosomáticos: hipocondría, trastorno de somatización, dismorfobia, trastornos por dolor de espalda, de abdomen, de pelvis, de cabeza, articulares, trastornos gastrointestinales como el síndrome del intestino irritable o problemas de reflujo.
-Trastornos del sueño: las pesadillas, los insomnios o el trastorno del ritmo cardiaco.
-Trastornos de pareja : los conflictos de pareja que incluyen infidelidad, celos, afectividad, comunicación, negociación.
-Trastornos del sexo: la aversión al sexo, el abuso sexual, vaginismo, dispareunia, impotencia, eyaculación precoz..
-Déficit de atención.
-Trastornos disociativos.
-Control de impulsos: la adicción a Internet, trastornos patológicos como la ludopatía y la adicción a los video-juegos, la cleptomanía, arrebatos de agresividad e ira, compulsiones.
-Trastornos de ansiedad: ansiedad generalizada, crisis de angustia, ataques de pánico, fobia social, claustrofobia, fobia alimentaria, fobia a animales, fobia a sexo, fobia a la sangre, trastorno obsesivo compulsivo, estrés postraumático.
-Trastornos de personalidad: paranoide, histriónico, inestabilidad emocional, esquizoide, antisocial, narcisista, dependiente.
-Trastornos del estado de ánimo: distimia, trastorno bipolar, episodios depresivos.
-Trastornos por sustancias: fármacos, tabaco, alcohol anfetaminas, cocaína, cannabis.
-Esquizofrenia, episodios psicóticos.
-Trastorno por situaciones con violencia, mobing, acoso.

¿Cuáles son los síntomas para hacer el diagnóstico de un trastorno psicológico?

Por lo general, el psicólogo realiza un diagnóstico a partir de los síntomas que presenta el paciente. Los síntomas se engloban en cuatro grupos: síntomas de conducta, fisiológicos, emocionales y de pensamiento.

1-Síntomas de conducta: este tipo de síntomas incluyen problemas de comportamiento social como la timidez, evitar las relaciones, la inhibición, irritabilidad, violencia verbal o física, hostilidad, brusquedad, ira, dependencia, solicitar constantemente ayuda, impulsividad, toma de riesgos, mentir, desasosiego, inquietud, torpeza, extroversión en exceso, gran exigencia a las otras personas, manías como morderse la uñas, tics o tartamudeo.
2-Síntomas de pensamiento: dentro de los síntomas de pensamiento se engloban los pensamientos disfuncionales referentes por ejemplo a la salud, a los celos, frecuentes fantasías que pueden ser agresivas o de evasión de la realidad, pensamientos repetitivos, inseguridad, autoexigencias, necesidad de aceptación, dudas, culpar, criticar o condenar con frecuencia a otras personas, creerse perjudicado, perseguido, recelar, estar susceptible, tener un menor rendimiento intelectual, falta de concentración y atención o despistes.