El trastorno obsesivo compulsivo es un trastorno que se encuadra dentro de los trastornos de ansiedad.

¿Pero qué son las obsesiones?

Las obsesiones no son más que pensamientos intrusivos que nos vienen de forma espontánea e involuntaria a nuestra mente, ¿pero por qué si el 90% de la población tiene ideas intrusivas, sólo un pequeño porcentaje acaba desarrollando este trastorno?

La respuesta está en la evaluación que se hace de este pensamiento.

Imaginemos que de repente nos viene un pensamiento desagradable, que nos produce cierto nivel de rechazo, pero no le damos ningún tipo de importancia ni credibilidad. Seguramente este pensamiento desaparezca rápidamente y no nos llegue a afectar de ningún modo a nivel emocional. Ahora pensemos que lo evaluamos como algo muy negativo, catastrófico, algo que no deberíamos permitirnos pensar, etc… en fin, que hacemos un juicio negativo de tal pensamiento.

¿Comenzamos?

La evaluación que hacemos de este pensamiento nos generaría tal nivel de malestar, que seguramente intentaríamos quitárnoslo de la cabeza de cualquier forma, o intentar reducir el nivel de ansiedad que nos genera. Y aquí es cuando comienza a asentarse el problema.

A estos intentos desesperados por quitarnos este pensamiento, es a los que denominamos estrategias de neutralización y rituales.

¿Cómo se asienta/mantiene el problema?

  • Evitación. No afrontar parcialmente o completamente situaciones disparadoras del malestar obsesivo.
  • Escape: Los rituales o compulsiones, que son conductas estereotipadas y repetitivas que tienen como fin bloquear el malestar emocional provocado por la obsesión. Estos rituales pueden ser motores o cognitivos (encubiertos).
  • Distracción: Consiste en introducir siempre voluntariamente una actividad física o mental para neutralizar el malestar obsesivo.
  • Reaseguración: Se trata de utilizar una fuente externa y fiable de información para reducir el malestar.

Tanto los rituales motores como los cognitivos tienen como objetivo reducir el malestar y son voluntarios. Son pensamientos o comportamientos que generamos para intentar liberarnos de alguna forma de ese pensamiento obsesivo.

Resulta curioso pensar que lo que utilizamos para liberarnos de ese malestar, es lo que haga que el problema se asiente. Es posible que a corto plazo funcionen, pero a largo plazo iremos desarrollando una mayor necesidad de realizarlos, ya que al seguir realizándolos no nos damos la oportunidad de comprobar que esos miedos son infundados y que no se corresponden con la realidad.

Por tanto, ¿que debemos hacer para poner solución a este problema?

La técnica de elección para el TOC y que ha mostrado su mayor eficacia es la llamada Técnica de Exposición con Prevención de Respuesta.

La palabra exposición hace referencia a afrontar las situaciones que tememos o nos generan ansiedad y la prevención de respuesta significa no realizar rituales u otras acciones destinadas a reducir la ansiedad.

Dicho de esta forma puede resultar duro pero en realidad es algo que practicamos bastantes veces a lo largo de nuestra vida.

Intentemos recordar el primer dia que nos montamos en un coche para aprender a conducir. Seguramente sentiríamos un nivel elevado de ansiedad, pero qué es lo iba ocurriendo a medida que nos íbamos exponiendo a esta situación?

Por supuesto, aquí hay un factor añadido, que es el de la percepción de control sobre el coche. Pero en gran medida, lo que iba reduciendo la ansiedad era la Habituación a esa situación.

No obstante, aunque la explicación de la técnica es sencilla, la forma de aplicarla no lo es tanto, y se deben seguir unas pautas estructuradas y una aplicación personalizada a cada paciente en particular, y por tanto se debe acudir a un Psicólogo con experiencia y formación en este campo para asegurarnos de que el tratamiento va a ser el correcto.

¿Comenzamos?

Acepto la política de privacidad del sitio

Tu primera sesión: 30€

Sesión de 60 min: 50€

Sergio Asunción Martínez
Avda. General Marvá 8, Entlo Izq, 03004 Alicante
info@psicologoenalicante.com
 637 178 668